Los brackets son pequeños arquitos de alambre que se deslizan sobre unos soportes metálicos, ubicados en cada diente, con el fin de que, a través de los ángulos de inclinación y torsión, el bracket transmita esta fuerza a la pieza dental, moviéndola a su posición ideal.


Consulta al Dr. J. Jesús Anaya Ramírez y asesórate, ya que cada caso es diferente, y debe determinar el tiempo que debes usar los Brackets. Un tratamiento de ortodoncia puede durar entre uno y tres años, aunque algunas malas posiciones dentales pueden corregirse en solo unos meses.


La mejor edad para ponerse brackets, es entre los 9 y los 13 años, ya que en esta etapa ayuda a evitar enfermedades
bucales y el deterioro de las piezas dentales, sin embargo, es un tratamiento que puede realizarse en adultos y adolescentes sin ningún problema.


Ahora bien, los brackets se colocan en niños para solucionar deficiencias en la mordida, la ingesta de alimentos y estética son dos de las razones por las que triunfa la ortodoncia
en adultos. Además, evitar algunas enfermedades dentales como:

  • -Caries dentales
    -Enfermedad de las encías
    -Pérdida de dientes
    -Afecciones del habla
    -Desgaste del esmalte dental
    -Problemas de mandíbula


Si hablamos de precio, debes saber que es un tratamiento de ortodoncia más barato de los que se utilizan actualmente en comparación con los brackets de zafiro o la ortodoncia invisible.


El tratamiento con Brackets cuenta con una serie de partes o elementos fundamentales:

-ARCO: Su misión es la de aplicar presión sobre los dientes con la ayuda de las ligaduras

-LIGADURA: Sirve para unir el bracket al arco, permitiéndole aplicar la fuerza necesaria.